La prima de la roja…

“[…]Estos datos señalan el error del argumento ampliamente utilizado en las instituciones europeas (Consejo Europeo, Comisión Europea y Banco Central Europeo) en defensa de la austeridad del gasto público (incluyendo el gasto público social), indicando erróneamente que “hemos estado viviendo durante todos estos años por encima de nuestras posibilidades”, asumiendo que nos hemos gastado más de lo que tenemos. Pero no es cierto y es fácil de demostrar.” 

Las políticas fiscales neoliberales, de Vicenç Navarro. Artículo entero y muy recomendable, aquí.


No son los Estados Uropeos los que han gastado por encima de sus posibilidades. Si no la clase trabajadora alienada por el espíritu liberal, enfervorecida por pasar a ser propietaria, acudiendo en manada al mantra del bajo interés hipotecario y a la maniobra fraudulenta de cajas y bancos tasando inmuebles por encima del valor del mercado para que entrara en el lote el coche o los electrodomésticos nofrost e incluso las vacaciones de un par de semanas. Esos que ahora reunifican deudas no han inventado nada nuevo…
Por no hablar de la vista gorda que han hecho directores de entidades financieras e incluso notarios, con la entrega de una parte del pago de la entrada en dinero negro.
Muchos se creyeron Ruiz Mateos cuando sólo contaban con el sudor de su frente y su flexibilidad para la explotación de cara a hacerse cargo de las facturas mensuales.
Y mientras tanto, todo el mundo se veía en su particular cuento de la lechera, con su segunda residencia y su monovolumen mercedes, y con una capacidad asombrosa para solidarizarse con los ricos en la fiscalidad que pagamos todos, se supone, en la medida de nuestras posibilidades. Pensaban quizá: “Mañana seré yo quien no quiera que me toquen lo mío”… Algunos incluso ya se sentían integrados en el club.
Después vimos con estupor cómo, los que habían metido la hipoteca por los ojos a los currantes riesgosos (más con  una reforma laboral que abarata el despido), eran los primeros en ser rescatados. Y después de acojonarnos bien con  el retraso de las jubilaciones, las bajadas salariales y de las pensiones, las políticas privatizadoras – que derivan en gúrteles y casos unión, palm arena, etc. -, la supresión de derechos de los desempleados y de los huelguistas, tenemos que aguantar que se nos diga que es por prescripción uropea, que hay que acariciarles la puntita a los inversores, y además suavemente, no sea que se lleven la pasta a un paraíso fiscal, como si no fuera lo que están haciendo…
También tienes que aguantar la furia roja y a imbéciles jetas como éste, o que te llamen radical en Fachibú acusándote de romper la unidad de la izquierda, ejem!Aunque radical sea una cosa buena, buenisísima y muy necesaria con los tiempos en que hoy vivimos, según la primera definición de la RAE:

radical: (Del lat. radix, -īcis, raíz).

1. adj. Perteneciente o relativo a la raíz.

Déjenme vivir en la medida de mis posibilidades y en coherencia con mi pensamiento, que siempre es lo que he querido hacer, y no me vengan a dar lecciones de izquierda…o algo.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Opiniones relevantes o totalmente intrascendentes. Razón aquí.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s