Doble insularidad

Casi un año.
Concretamente el día 5 de Mayo cumpliremos un añito desde el desembarque en la isla lunar.
El balance personal es positivo por los antecedentes que cargábamos a cuestas…
Pero no pensarán ustedes que, siendo como es una, iba a dejar la Eviesfera al margen de las politicuchas que sumen a este pueblo, el guanche, en un océano de injusticia social y exclusión del bienestar más elemental.
Mi sentido común está por encima de sugestiones vacacionales, aunque muchos de los que se quedaron en la aldea insistan en atribuirme tamaña chorrada.
De hecho, los primeros meses aún hubo quien insistía en que estábamos obnubilados por un oasis ficticio:
“No es lo mismo vivir allí que ir de vacaciones” o “aquello es muy bonito para una semana o dos, a lo sumo…”
Y qué quieren que les diga…comprendo que un oriundo de Madrid, Bilbao, Barcelona, etc., no se halle en un sitio pequeño como éste…pero es que yo nací en Burgos, no en Nueva York.
Hace seis años que visité por primera vez las islas afortunadas (qué ironía de apelativo, válgame!). De ésta me enamoré. Conozco también Tenerife, Fuerteventura y un poquito de la octava isla, la Graciosa. Pero el efecto de la lava conejera es poderoso, estremecedor e inexplicable. No en vano, el paisaje de Timanfaya es único en el mundo, un espectáculo incomparable y mucho más impresionante que el del Teide, debido a su recentísima historia.
¿De qué me ha servido la riqueza paisajística de la isla para encontrar trabajo?
De nada. Aunque tiene una ventaja evidente: el fin de semana es económico a la par que satisfactorio, siempre según gustos de cada cual, desde luego. Puedes prepararte unos bocatas y escoger entre diferentes lugares, plenos de magnetismo y tranquilidad, y pasar el día reflexionando de una manera sorprendentemente constructiva.
Hay muchas cosas que no funcionan bien. Empezando por el Servicio Canario de Empleo, cuya gestión, en mitad de una crisis devastadora especialmente en esta comunidad, es claramente desastrosa.
La exclusión social se ha disparado en el último año (10% de la población) y los desastres medioambientales, lejos de tocar techo tras comprobar los derroteros insostenibles del turismo y la burbuja especulativa, siguen poniendo en riesgo los frágiles ecosistemas del archipiélago. Todo ello para que la desigualdad social más extrema aumente día a día mientras se reparten el pastel entre las élites del poltrón, que en el caso de Lanzarote se llaman Armas y Betancort (Betancourt, Betancur, Betancor, como variantes de un mismo apellido colonizador).
Pero aún hay más:
Si por mis ideas federalistas aborrecía el centralismo (véase Madriles o Pucela, en el caso de Castilla y León), ahora tengo motivos adicionales para detestarlo con más ahínco, puesto que lo que ocurre en Canarias al respecto, es sencillamente vergonzoso. Un único ejemplo necesito para clarificar ideas:
En Lanzarote no hay Tribunal para lo contencioso-administrativo. Quiere decirse que, si un ayuntamiento de la isla tiene una responsabilidad x en la lesión de un ciudadano que camina por la vía pública, para reclamar la cobertura correspondiente al daño sufrido, el fulano deberá coger un avión para asistir al juicio, que se celebrará, en el caso de que se formule la denuncia, en la isla canariona (Gran Canaria). Tócate los pieses. Justicia para ricos, en grado superlativo.
Hay muchísimos más ejemplos dentro de las administraciones públicas, que dejaré para otra ocasión. Pero no puedo dejar pasar el regreso al blog sin hacer mención a las prácticas monopolistas del sector de la alimentación de la isla(las telecomunicaciones y el hijoputismo de Timofónica requieren de un capítulo aparte, aunque sean consecuencia de una falta de desarrollo en ciertas zonas de la isla, cuestión que considero imprescindible para preservarla de la voracidad especulativa del urbanismo), que se encuentra acaparado por una única cadena de supermercados (Dinosol) y que se aprovechan del precario abastecimiento de la isla para clavar puñales en forma de precios escandalosamente inflados.
Este fenómeno, basado en la avaricia y la mezquindad humana, se denomina “doble insularidad”, en referencia al aislamiento sistemático que sufre el archipiélago por el hecho de serlo y multiplicado por dos en el caso de las islas periféricas de menor extensión y población que las dos capitalinas.
Estamos deseando que abra el Lidl, no os digo ná y os lo digo tó.


Anuncios
Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

5 respuestas a Doble insularidad

  1. Fet dijo:

    >Normal. Si es el doble de bueno en algunos aspectos, tendrá que serlo de malo en otros. Para compensar, supongo.

  2. >Que sepas que, en todo caso, felicidades y que nos veamos pronto allí o aquí.

  3. Arnau dijo:

    >Y aún hay gente que se pregunta el porqué existe en este puto país federalistas. Y aún hay gente que se extraña qué existan independentistas. No soporto cuando uno de Madrid habla de la “gente de Provincias”. No he estado nunca en las Islas, pero mi hermana y mis padres sí. Y me han hablado maravillas. Pero es verdad, me observaron que no había Lidl. :)Un saludo, Evi.

  4. Queralt. dijo:

    >Sí, entiendo y conozco lo que dices porque, además de haber tenido la suerte de visitar varias veces Canarias, tengo una muy buena amiga y su familia en Las Palmas.Es lamentable ser consciente de tantas cosas, yo a veces me agobio tanto que estoy buscando una urbanización asequible en Marte. Bueno, tú sigue denunciando, porque así al menos te sentirás mejor.Acabo de venir de leer un buen rato en el blog de las Linces y estoy cabreada… uffffTe lo recomiendo. Si no lo tienes búscalo en la parte derecha de mi blog porque tengo un enlace.Querida Eva, te dejo muchos besos de cereza y chocolate para endulzarte la tarde del sábado. Queralt.

  5. >En cambio yo Evi, a pesar de llevar toda mi vida en pequeñas islas de 50 mtrs. de chapas y soldaduras, no fui capaz de acostumbrarme a Tenerife. Y vive dios, que lo intente.

Opiniones relevantes o totalmente intrascendentes. Razón aquí.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s