De Benigno Blanco o Maligno me pone negra…


La noche del 9 de marzo de 2008 me embargó una sensación de desesperanza terrible.
No era ni mucho menos la primera vez que vivía con decepción los resultados electorales, puesto que lo de IU fue una debacle anunciada y progresiva. La repercusión del radicalismo de la caverna en las filas izquierdistas era previsible y el voto útil también se adivinaba triunfador de antemano.
Pero, a pesar de que Marihuano se quedó en el banquillo de la oposición, las consecuencias de la pérdida de diputados de IU se me antojaron en ése momento como un drama. Ya ven, una que se lo toma todo muy a pecho…

La influencia y apoyo de las políticas de izquierda se han visto claramente mermadas en el primer año de legislatura, en el que la puta crisis no se ha gestionado con la valentía necesaria que han de tener los políticos socialistas en este país. Sólo con mencionar el fracaso de las medidas puestas en marcha para inyectar liquidez a los botines y cía, se evidencia la ausencia de determinación que muchos nos esperábamos de este gobierno.
Pero el desasosiego aquella noche tenía relación con las políticas sociales.
Después de equiparar la unión de homosexuales a la de los heterosexuales en el nivel jurídico y en derechos y de sacar adelante la Ley de Dependencia (a pesar del boicot sistemático que ambas han sufrido por parte de los gobiernos autonómicos y de las objeciones de los jueces-pedroyvilma-picapiedra), pensaba que ya era hora de subrayar los derechos y libertades que se nos niegan a las mujeres en este país, es decir:

Nosotras parimos, nosotras decidimos.

Esto es muy necesario, aquí y en la Argentina
Y junto con el derecho a decidir lo que pasa en nuestras vidas, es fundamental que se regulen y sancionen las declaraciones y objeciones fundamentalistas que limitan nuestro derecho a no ser madres si no queremos, nuestro derecho a decidir sin temor a la estigmatización o reprobación moral de ésos que quieren niños para el registro de la Iglesia o, lo que es peor, para dañar su frágil existencia utilizándolos como objeto de sus perversiones y a los que, más tarde, el Vaticano no prestará oídos.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Blog y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

4 respuestas a De Benigno Blanco o Maligno me pone negra…

  1. Arnau dijo:

    >Nunca he entendido la enfermiza manía de por qué algunos hombres se arrogan la potestad de decisión sobre las consecuencias privadas e intransferibles de una mujer. Ni de un hombre. Y que encima sean estos la mayoría liberales manda cojones; exigen libertad, pero sólo para su economía y para su expresión. Hijos de puta.

  2. >Sobre este tema Evi, sigo sin comprender porque es competencia del ministerio de igualdad y no del de Sanidad. Espero que algún día deje de tener ese fondo social, y se convierta exclusivamente en un asunto sanitario.

  3. >Arnau: ¿me creerás si te digo que fue exactamente en éso en lo que pensaba cuando escribía el post? Es que lo del “liberalismo” es de guasa… sus teorías económicas son evidentemente insolidarias y desprovistas de ética, pero luego necesitan de papá Estado para limitar la libertad más íntima y personal de la gente.Capitán: Lo siento pero no estoy deacuerdo. Evidentemente debiera ser un asunto sanitario QUE CONCIERNA A LAS MUJERES DESDE EL DERECHO RECONOCIDO para tomar la decisión sin que suponga un delito punible.Y el problema radica en el machismo de la Iglesia y la sociedad. La mayoría de los tíos que conozco consideran que tienen derecho a influir en tal decisión.Ustedes tienen derecho a opinar, como todo el mundo, pero no a coaccionar. Es así de simple.

  4. Victoria dijo:

    >A mí me hace mucha gracia la expresión “sangre de mi sangre” dicha por un hombre hacia su hijo.Pero lo que más me gusta es ese derecho auto-otorgado de la curia para criticar o sancionar actitudes y acciones ajenas que a ella le debería resultar totalmente desconocidas o, si no tanto, al menos indiferentes. Nunca he entendido esa “preocupación” obsesiva de la Iglesia por las relaciones sexuales de los demás.¿Que no les parece bien lo del aborto? De acuerdo, que no lo practiquen. A mí que me dejen tranquila.Sin embargo, era muy frecuente que en los años de la dictadura y la transición e incluso hasta años después, cuando todavía no se practicaba en España, las niñas “bien” fuesen a Londres para deshacerse del “problemita”. Parece que cuando nos toca somos más tolerantes.

Opiniones relevantes o totalmente intrascendentes. Razón aquí.

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s